Artículos Descarga

GUÍA para el control de Langostas y Tucuras con Productos Fitosanitarios

La Langosta Sudamericana (Schistocerca cancellata Serville), ha representado históricamente el mayor problema agropecuario de nuestro país, especialmente durante el siglo XIX y la primera mitad el siglo XX, períodos en los cuales se registraron grandes pérdidas económicas (Kölher, 19623- Lieberman, 19724).

La capacidad de agregarse activamente para formar agrupamientos, llamados “mangas”, sumado a su alta capacidad de desplazamiento (hasta 150 km/día) y su gran voracidad, determina una gran amenaza para toda la actividad agropecuaria (Barrientos Lozano, 19925).

En el año 2015 se produjo una explosión demográfica sin precedentes en los últimos 60 años. Desde entonces, esta plaga transfronteriza, ha migrado por Argentina, Bolivia y Paraguay. En Argentina se ha constatado su presencia en diez provincias (Salta, Jujuy, Chaco, Formosa,Catamarca, Santiago del Estero, La Rioja, Córdoba, Tucumán y Santa Fe), afectando a más de 7.000.000 has. Esta situación generó que se declare la Emergencia Nacional de Langosta en los 3 países; en Argentina, se hizo por Resolución de SENASA Nº 438-E/2017 y su prórroga, por Resolución SENASA N°1033/2019.
También es importante incluir a la especie Tropidacris collaris Stoll., comúnmente denominada “Tucura Quebrachera”.
Si bien es una especie polífaga con preferencia alimenticia hacia el follaje de árboles y arbustos de hoja dura, en sus estadíos juveniles suelen producirse ataques a cultivos y pastizales.

Debido a las características biológicas de la especie, ante la escasez o falta de su alimento preferencial, coloniza otras zonas, pudiendo alimentarse de plantas silvestres.
En virtud al daño potencial de la Tucura Quebrachera sobre especies arbóreas, forrajeras y cultivos de importancia agrícola, es importante establecer procedimientos para realizar el control, en caso de ser necesario.
Cuando uno habla de manejo de langostas y tucuras, resulta de gran importancia la implementación del manejo preventivo de la plaga, el cual consiste en la vigilancia permanente y control temprano de la misma. Son clave las acciones de monitoreo de todos los estadíos, incluyendo el seguimiento de las mangas identificadas, que brindarán la información fundamental para una correcta gestión de los tratamientos con productos fitosanitarios.

Esto contribuye, además, a una correcta toma de decisiones del momento más adecuado para realizarlos, minimizando los riesgos, todo en el marco del manejo integrado de plagas y del uso responsable de los fitosanitarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *